Un tipo de azúcar integral que no está refinada y que se extrae del jugo de la caña de azúcar.

Tiene color oscuro y textura pegajosa. Al ser más pura, contiene pequeñas cantidades de los nutrientes propios del jugo de caña, tales como antioxidantes, y algunas vitaminas del complejo B y minerales (potasio, magnesio, hierro y calcio).

Al no tener tantos procesos, no sólo conserva mejor sus cualidades, sino también tiene un sabor más atrayente. Es por ese motivo que se puede emplear tanto como endulzante como para saborizar preparaciones.

Los beneficios y propiedades nutricionales se relacionan directamente con las ventajas que tiene por sobre el azúcar refinado.

Tiene menos calorías. Por cada 100 gramos de azúcar mascabo consumidos, se asimilan 100 calorías menos que con la misma cantidad de azúcar blanco refinado.

Tiene más nutrientes. Mientras que el azúcar blanco no aporta mucho más que calorías vacías e hidratos de carbono, el azúcar mascabo ofrece vitaminas diversas (del grupo A y B), hierro, magnesio y potasio.

Aporta antioxidantes, fibras y un delicioso sabor a melaza.

Es mucho más digerible y más asimilable en sangre. Es por eso que su consumo se recomienda a aquellas personas que son diabéticas.