Un equipo de la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) de la Provincia de Buenos Aires obtuvo el 2º puesto en el concurso del Instituto Balseiro 50k por el desarrollo de un mamógrafo óptico.

Hoy en día, la mamografía es el método más efectivo para la detección temprana de tumores mamarios, pero se trata de un procedimiento incómodo ya que requiere presionar los pechos. Uno de los principales inconvenientes que presenta es que no puede realizarse con frecuencia debido a los Rayos X, lo cual puede resultar nocivo a largo plazo.

Por este motivo, este equipo de investigadores diseñó un mamógrafo que cumple la misma función, pero lo hace a través de luz infrarroja con lo que obtiene la formación de imágenes de los tejidos mamarios. Lo novedoso es que no necesita de la compresión mecánica ni utiliza Rayos X. Como usa luz infrarroja puede utilizarse sin restricción, incluso en mujeres embarazadas. Permite que se realicen estudios constantes y a cualquier edad para poder prevenir el cáncer de mama.

Y no menos importante brinda una experiencia más relajada para las pacientes ya que en vez de comprimir la mama entre dos placas como sucede con los estudios convencionales, la paciente descansa acostada boca abajo donde recibe la luz.

El objetivo principal no era reemplazar el dispositivo tradicional sino poder ofrecer un mamógrafo que los médicos pudieran utilizar fácilmente en su consultorio privado y que este proporcione información de áreas donde la mamografía tradicional no puede cubrir.

Según los científicos, el proyecto está en una fase adelantada y su funcionamiento es efectivo, pero todavía faltan realizarse estudios para poder implementarlo. La próxima fase es realizar estudios clínicos donde se someta a prueba el dispositivo para evaluar si es capaz de detectar la presencia de enfermedad, por eso se debe desarrollar un dispositivo diferente al que utilizaron en el laboratorio que pueda llevarse al hospital para probarlo.