En el último tiempo se han ido incorporaron cada vez más herramientas digitales para mejorar las investigaciones de personas desaparecidas.

por Natalia Molina

Gracias al acuerdo con el Centro Internacional para Niños Desaparecidos y Explotados (ICMEC) y Facebook, las autoridades nacionales van a poder emitir un mensaje frente a casos que consideren de extrema gravedad.

Al emitirse un alerta, cada usuario de Facebook podrá ver un posteo especial en el panel de las “historias”. El tipo de información que permitirá lanzar el “alerta” será el rostro del niño buscado, la foto del potencial secuestrador o la patente del vehículo donde se los vio, por ejemplo.

De esta forma el usuario podrá seleccionar el botón “ver más” y será dirigido a la página oficial de búsqueda donde verá los datos completos. También este mensaje puede ser compartido en la misma red social, por los usuarios que lo deseen. Por eso se habla de involucrar a los ciudadanos para colaborar con las búsquedas, ya sea aportando datos o al menos compartiendo la información en sus redes sociales.

Esta se trataría de la versión local del “Alerta Amber”, el mecanismo de asistencia en investigaciones por la desaparición de menores utilizado en 40 países. En nuestro país se llamará “Alerta Sofía” en conmemoración a la nena de 3 años que desapareció el 28 de septiembre de 2008 en un Camping de Río Grande.

“Alerta Sofía” se utilizará únicamente en los casos en los cuales la investigación requiera la difusión masiva de datos para evitar un riesgo mayor. Los especialistas no aconsejan la repetición constante, ya que tomando la experiencia de otros países se llegó a la conclusión de que manteniendo una frecuencia de publicación anual mínima se logrará un impacto positivo.

Por otro lado, han comenzado a implementar un programa de asistencia a la búsqueda de niños desaparecidos que emite alertas en los teléfonos de los agentes policiales, personal de tránsito, guardianes de parques y sedentaristas que permite actuar de manera inmediata y obtener resultados positivos.

Cada año se reportan unos 7.000 casos de menores perdidos en Argentina. El 60% de ellos tienen una resolución positiva en las primeras 72 hs. de búsqueda. Otro porcentaje considerable deriva en el reencuentro familiar y el 1% tiene que ver con algún caso delictivo. Por eso es muy importante que se realicen todo tipo de tareas necesarias para mejorar el número de casos resueltos favorablemente y si se pueden optimizar las búsquedas con redes sociales y nuevas tecnologías bienvenido sea, es muy importante que se puedan aprovechar estas herramientas de difusión masiva.