Óptica Del Viso mudó su local comercial a la calle Independencia.

por Victor Koprivsek

 

Treinta y cinco años de trabajo avalan su nombre: Óptica Del Viso.

“Comencé a trabajar en Lutz Ferrando en el año ‘60, me tomaba el tren a las 6 de la mañana”, cuenta sobre sus inicios Miguel Bello, vecino delvisense casado con Hilda.

“Nos conocimos en el Club Unión, en uno de los bailes que organizamos con el Grupo King”, sonríe.

Su comercio se destaca por la excelente atención, la variedad de modelos, la entrega en tiempo récord, de un día para el otro, y los buenos precios.

Durante mucho tiempo estuvo en la calle Berutti, pero desde hace unas semanas se mudaron sobre Independencia al 6912.

“Estoy muy contento, todo llega”, afirma el hombre que ya es abuelo y comparte el emprendimiento tanto con su hija Karina como con sus nietas.

La familia es todo.

“También ofrecemos lentes de contacto, pero lo más importante es la atención, siempre mi abuelo y mi mamá hicieron hincapié en eso”, describe orgullosa una de sus nietas, Evelina.

“Quiero destacar a mi padre, este año se cumplen 35 años desde que abrió la primera óptica de Del Viso, en un principio con Pimbo, el cuñado, pero después él se dedicó a la fotografía y seguimos nosotros”, resalta Karina al final de la nota.

Historias delvisenses que honran las páginas de El Apogeo.

En Óptica Del Viso hay anteojos desde $380. Y distintos medios de pago, efectivo, tarjetas y financiación personal.