Los médicos de la guardia externa del hospital se movilizan para difundir la tristísima situación que están atravesando.

Todos los miércoles se hacen rondas en defensa del hospital junto con la comisión de pacientes y vecinos. Es a las 11:45 en la plaza central.

El Hospital Nacional Profesor Alejandro Posadas es un hospital público nacional ubicado en El Palomar. Es uno de los hospitales más grandes de la Provincia de Buenos Aires. Trabaja en red y es de alta complejidad. Su construcción comenzó a fines de los años 1950 como iniciativa de la Fundación Eva Perón, y fue proyectado y diseñado por el Ministro de Salud Dr. Ramón Carillo durante la segunda presidencia de Juan Domingo Perón. Luego del golpe militar de 1976 fue ocupado, “en forma intempestiva y violenta”, por fuerzas del Ejército. Dentro del predio existía un chalet destinado a vivienda del director del hospital. Allí funcionó un centro clandestino de detención.

En la actualidad, las políticas de recortes y ajustes vuelven a ensombrecer a la institución médico asistencial que desarrolla tareas de prevención, tratamiento y rehabilitación de la salud. Además, su importancia radica en que es centro de formación profesional para diversas especialidades de salud y referentes en investigación clínica.

Un comunicado emitido por profesionales del hospital (que no quieren revelar su identidad por temor a ser despedidos) sobre la situación de la guardia de adultos y pediátrica asegura que “desde el jueves 16 de mayo, está funcionando a un 40% de su capacidad. La dirección del hospital decidió arbitrariamente no abonar el total de las guardias realizadas por quienes trabajamos como monotributistas. Frente a esto, la dirección ha dicho que ‘no se va a abonar dicha deuda a quienes han decidido reclamar no asistiendo a sus puestos’. ¿Espera que vayamos a trabajar gratis? ¿De qué vivimos si no cobramos?”, se preguntan en la solicitada.

También denuncian que despidos previos al mes de mayo afectan gravemente la atención en consultorios e internación. Los médicos que deciden denunciar dicha situación deben hacerlo con máscaras porque si defienden al hospital los persiguen y amenazan con echarlos.

“La dirección del hospital está destruyendo las dos guardias. Un verdadero atentado a la salud pública de magnitudes groseras que necesita ser revertido en forma inmediata.”

El Hospital Posadas está en peligro y la única manera de ayudarlo es difundiendo esta información.