por Yonathan Ayala

Anuncio con sublime humildad que la característica principal de una persona madura es el cansancio. Pero no hay por qué verlo como algo malo, al contrario, no te esforzás en tener la razón, en continuar discusiones absurdas, tenés una preferencia por escuchar y no buscás estar todo el tiempo enamorando al mundo de quien no sos.

La persona madura no está agotada. Digamos que aprendió a gestionar bien su fuerza. Por lo tanto, cuando le urge, te abraza, te acaricia un mechón de pelo, te apoya la cabeza en el hombro sin motivos, te protege con un beso en la frente, se entusiasma con las bromas cuando ve que te hacen reír y te regala silencio en el momento adecuado.

Seré simple, una persona cansada solo quiere paz, borrarte todos los signos de pregunta y darte amor, nada más.

El autor local derquino presentó en la Tercera Feria del Libro de Pilar su primer libro Humo, sexo y barbitúricos: villanía y seducción, publicado con el apoyo de El Bodegón Ediciones. En la foto, Yonathan está acompañado por Nancy (madre), doña Pascua (abuela) y Jesica (prima). Felicitaciones por el importante logro.