Funciona en la EES n° 21 “José Hernández”, de Castelar, la primera experiencia educativa denominada “Sala maternal madres, padres, hermanos/as, todos en la secundaria” (Resolución 5170/08).

Foto tomada el día de la inauguración: Cintia Mur, preceptora; Karina Babino, inspectora de Nivel Inicial Área 1; Laura Soscetti, maestra; Fabiana Boggi, directora; y Adriana Caldar, inspectora de Nivel Inicial Área 3. Todas ellas acompañadas por otras autoridades de DGC y de la Dirección General de Cultura y Educación.

por Noelia Venier

La educación pensada como el desarrollo de las facultades intelectuales, morales y afectivas de una persona de acuerdo con la cultura y las normas de convivencia de la sociedad a la que pertenece no es más que una definición si esa educación no contempla las situaciones diversas de los estudiantes que concurren a los establecimientos educativos. El respeto por la diversidad transforma a las escuelas en espacios inclusivos. Lo distinto no tiene por qué ser caótico.

Fabiana Boggi, directora del Jardín n° 901 Merceditas de San Martín desde el 2015, de Castelar, nos cuenta que este estilo de jardines es bastante nuevo. “De hecho es el primero de la Región 8, que incluye los Partidos de Morón, Ituzaingó y Merlo. Por ser sala maternal depende de un jardín de infantes desde lo pedagógico, por eso se implementó en una escuela secundaria que está a la vuelta de nuestro jardín.”

“Funciona en el turno tarde, en el horario extendido de 12:30 a 18:30 hs. Unicef y la Provincia de Buenos Aires mandaron el mobiliario que hacía falta. Es muy lindo. Faltaban días para la inauguración y estábamos pidiendo que pusieron un piso de goma; finalmente el Consejo Escolar de Morón a último momento (el día mismo de la inauguración) lo puso.”

“Se necesitaba gente súper responsable, que se hiciera cargo de las situaciones complejas que pudieran surgir.” Por suerte las docentes que tomaron los cargos, Laura Soscetti (maestra) y Cintia Mur (preceptora) tienen mucha experiencia y acompañan a Fabiana en este nuevo proceso.

“El objetivo es rescatar a las alumnas o alumnos que hayan abandonado los estudios, o prevenir que dejen. En el caso de adolescentes embarazadas, cuando nazca el bebé tendrán un lugar donde sentirse contenidas. En este momento hay un bebé de 2 meses; y dos nenes, uno dos años y otro de año y medio. La asistente social de la escuela secundaria se puso al hombro este proyecto; está trabajando para que algunas chicas que abandonaron puedan retornar. En este momento hay pocas chicas embarazadas. El trabajo de educación sexual integral está dando resultados.”

Educación. Inclusión. Respeto por lo diverso. Por los adolescentes y por un futuro digno.