De qué hablamos cuando hablamos de autismo

Hablar de autismo, concientizar, hacer en pos del autismo es parte de la vida de las familias de personas con autismo.

A diario, me llegan mensajitos o llamados de una persona cercana, contándome que, al hijo o hija de un amigo o amiga, compañero del trabajo o familiar, lo diagnosticaron con autismo y si le pueden compartir mi número de celular. Y uno dice “OBVIO Y GRACIAS”. Gracias porque hablaste de autismo, porque pensaste en ayudar a esa familia, porque estás haciendo tu parte.

No creo dimensionen lo que este gesto representa para esa nueva familia transitando este camino.

Por eso, hoy les vuelvo a compartir las señales de alerta, esas que nos llevarán a un diagnóstico temprano e intervención oportuna, imprescindible para la calidad de vida de las personas con autismo.

¿Cuáles son las señales de alerta?

Aunque cada niño/a es diferente a los demás, existen una serie de patrones comunes del desarrollo infantil que sirven de referencia a la hora de identificar posibles señales de alerta para la detección del TEA. Se relacionan fundamentalmente con la adquisición de una serie de habilidades esperadas en torno a los 12, 18 y 24 meses de edad.

Estos factores, de forma aislada, no implican que un niño o niña tenga TEA, pero sí hacen aconsejable una evaluación especializada que confirme o descarte el diagnóstico. Además, conviene tener en cuenta que no todas las señalas se dan simultáneamente en todos los niños y niñas y que, en cualquier edad, se pueden presentar los signos establecidos en las etapas previas.

Cuando existen sospechas de TEA, es fundamental realizar esa valoración diagnóstica exhaustiva cuanto antes, con el objetivo de descartar o confirmar el diagnóstico. Un diagnóstico precoz es la clave para acceder cuanto antes a una atención temprana específica y especializada, que resulta esencial para favorecer el desarrollo y la calidad de vida de los niños y niñas con autismo, al mismo tiempo que favorece el bienestar emocional de las familias.  

Necesitamos de políticas de Estado, concretas y que se cumplan, para que esto sea posible. ¿Sabías que hay un LEY DE AUTISMO en Argentina?

Es la Ley N.° 27.043 que declara de Interés Nacional el Abordaje Integral e Interdisciplinario de las Personas que presentan Trastornos del Espectro Autista (TEA); tiene por objeto promover el diagnóstico temprano, la intervención oportuna, así como la capacitación de recursos humanos en salud y la investigación vinculada a Trastornos del Espectro Autista (TEA).

En Pilar, el 25 de marzo de este año, el HCD aprobó por unanimidad la adhesión a la Ley Nacional de Autismo N.° 27.043 y a la Ley Provincial N.° 15.035, paso esencial para seguir haciendo un Pilar más inclusivo.

Pero seguimos trabajando, porque necesitamos que todas las provincias y distritos del país adhieran a la ley, para una mejor calidad de vida para las personas con autismo.

Sigamos hablando de autismo, porque un mundo en el que quepan todos los mundos es posible si todos ponemos nuestra parte.

Yo hablo de autismo, ¿y vos?

Compartir
Enable Notifications    OK No thanks