Los lugares se quieren por su gente

Padre de familia, comerciante destacado, referente importante de la comunidad delvisense, don Luís Giardili ha partido. Pero su recuerdo no.

Luís y su amigo Manolo. Del Viso esconde historias entrañables, de trabajo, amistad y familia. La historia escrita queda.

Este tiempo nos ha enseñado mucho. Entre esas grandes enseñanzas hay una que hemos asumido: honrar a quienes nos han dado un lugar en su mesa.

Hace 12 años que El Apogeo de Del Viso anda de mano en mano. Y hace 4, más o menos, que somos el único diario de esta comarca.

Y así venimos destacando lo mejor de esta ciudad, entrevistando a aquellas personas que son parte del ADN de Del Viso.

En el 2013 conocimos a don Luís Giardili, quien nos apartó un tiempo valioso para contarnos con amabilidad cómo fue que llegó a este pueblo.

“Salimos con mi familia de Santiago del Estero en 1944, en una chata con caballos. Cuando llegué a Del Viso era todo campo, mis hermanos y yo estudiamos en la Escuela 10, acá a media cuadra del aserradero”, dijo con una sonrisa.

Arrancó de chico a trabajar, junto a sus cuatro hermanos: Yolanda, Orestes, Lalo y Víctor. Primero trabajaron en el campo de Picaso, después pusieron una fábrica de mosaicos familiar, más tarde un corralón, hasta que muchos años después puso su propio aserradero.

“Me aquerencié acá, conocí una mujer de esta ciudad, Marta, y nos casamos. Hoy tenemos tres hermosos hijos: Mónica, Gustavo y Agustina. La felicidad más grande es mantener a la familia junta, esa es la base y se logra con equilibrio. Siempre hay que aconsejar con el corazón. Si fuéramos todos así, el mundo no estaría como está hoy”.

Esas fueron sus palabras entonces y las volvemos a compartir ahora, que el vecino ha partido. 

Gracias a la gentileza de su hijo Gustavo, pudimos hablar con su mamá, quien nos regaló un tiempo para charlar sobre su gran amor.     

Nos conocimos cuando íbamos a la Escuela 10, fuimos compañeros desde primer grado. Después pasaron los años hasta que nos pusimos de novios y después nos casamos”, contó la vecina.

55 años de casados y 6 nietos, 5 varones y la nena.

“Nosotros teníamos un objetivo, ir hacia adelante y formar una familia educada con valores que consideramos importantes. Tuvimos una vida plena, pudimos mandar a nuestros hijos a buenos colegios, nos íbamos de vacaciones en familia, todos juntos, incluso hasta de grandes, y no siempre a hoteles, a veces en casillas rodantes. A él le gustaba mucho la pesca”, repasa Marta. 

Además de su familia, amigos y el negocio, don Luís hizo su aporte a la historia de este pueblo que eligió como suyo. Fue dos veces presidente del Club Unión de Del Viso, institución que quiso y de la que estuvo pendiente hasta el último día. Y dos veces presidente del Club de Leones.

En el 2014, el Club Unión Del Viso vivió una jornada memorable, entregó mil medallas a sus deportistas y colaboradores. Ese día se honró con medallas especiales a tres expresidentes que marcaron el rumbo y dejaron una huella importante en la historia de la institución. Giardili fue uno de ellos. En la foto está de Luís, micrófono en mano, a su lado Omar Carlotto, el Dr. Mario Lupo, Juan Domingo Carlotto y detrás, asomando el juvenil boxeador, hoy campeón, Esteban “Ringo” Suárez.

“Me gustaría que recalques que Luís siempre estuvo al servicio de la comunidad, cuando había un incendio, una inundación, el aserradero siempre estaba presente. Toda la vida trabajó y yo te puedo asegurar que sus obreros eran parte de la familia, siempre les preguntaba cómo estaba su familia y podían contar con él para lo que necesitaran”.

En 2013 cuando le hicimos la nota nos dijo que se quedó en Del Viso porque conoció una mujer de acá.

“Yo fui su gran amor, eso te lo puedo asegurar. Gracias por tener en cuenta a una persona como él para hacer este reconocimiento, Luís siempre trato de ser buena gente”.

Compartir
Enable Notifications    OK No thanks