EL PROFUNDO SENTIMIENTO DE CONSIDERACIÓN POR LA VIDA HUMANA

Reflexión acerca de las vivencias que manifiesta enfermería en el cuidado directo durante la pandemia COVID-19.

Lic. Esp. Magalí Sossa

Estamos cursando la peor vivencia humana que podíamos haber imaginado: “la pandemia del COVID-19”. Técnicamente en la Argentina se ubica en ascenso progresivo, y muestra una situación generalizada muy diversa en cada lugar, ciudad y/o provincia. La información oficial del gobierno y las autoridades responsables es diaria y muy clara, todo apunta a que la población en general siga cumpliendo las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio, que no es más que el autocuidado aal cuidar al otrx).

Para ello, la información pública circula con la finalidad de que todxs puedan leer, identificar y comprender, el papel que tiene la ciudadanía en esta horrible pausa de la vida que nos ha impuesto la realidad.

Todos los días podemos ver a través de los números lo que sucede a las personas de nuestro país, con este nuevo virus. Pero hay otra forma de mirar el avance de esta calamidad microbiológica y es a través del análisis que se pudo extraer en términos de vivencias de lxs propios actores en la escena de la atención y cuidado de las personas que han contraído el virus, durante las horas laborales de lxs enfermerxs de guardia.

En las guardias hospitalarias de Buenos Aires se respira tensión y mucho miedo, miedo de ser unx en la línea de contagios, pero el verdadero miedo es el que manifiestan lxs enfermerxs, y así lo expresan en sus testimonios, por temor a no contar con los elementos de protección personal: barbijo quirúrgico, antiparras, guantes, camisolín y poder lavarse las manos para poder continuar.

Para poder llevar adelante una actividad con enfoque de riesgo en las guardias médicas, se implementa un sistema de selección y clasificación de personas con necesidades, el triage, es la forma que tienen de ingresar al a sistema de salud de emergencia, en la Provincia de Buenos Aires: con el eslogan de IDENTIFICAR-AISLAR-INFORMAR, así, avanza la tarea de los equipos interdisciplinarios de emergencia, de la red de atención provincial y municipal de Buenos Aires.

En los objetivos del protocolo se puede leer la consideración de una estrategia de atención direccionada a las personas con necesidades respiratorias y a las personas con otras necesidades. Señala la importancia de cuidado hacia el equipo de salud, la disposición del recurso material, la optimización del tiempo y la garantía de evitar horrores en el tratamiento de los pacientes.

La empatía, como otras conductas, está mediadas por la voluntad, motivación y se expresa con el estado de ánimo que registra cada enfermerx en su puesto de trabajo. La preocupación refuerza la respuesta negativa a través del miedo, y esto genera respuestas inadecuadas en la aplicación de procesos cognitivos (Mochcovich 2014).

Por la evidencia del campo social, la EMPATÍA es un término que deriva de la palabra griega empatheia, que significa apreciación de los sentimientos de otra persona; existe diversas interpretaciones, así como diferentes teorías sobre la empatía, lo cierto es que enfermería cuenta con esta herramienta, y pareciera que no es muy usual en todxs los trabajadores de salud, pero lxs enfermerxs hacen de esta actitud un instrumento de esperanza para la vida. Solo así se puede comprender en cada relato de enfermería, el profundo sentimiento de consideración por la vida de la vida humana.

Compartir