Nota Apogeo de diciembre 2020

por Victor Koprivsek

“Y la gente le preguntaba diciendo: ¿qué debemos hacer? Y respondiendo les dijo: el que tiene dos túnicas, dé una al que no tiene; y el que tenga de comer, haga lo mismo”.

Lucas 3: 10 y 11

Hay días en que uno comprende lo que tiene que hacer en esta vida.

Del Arca es una empresa social autogestiva, asociativa y cooperativa fundada por madres, padres y docentes de la Escuela Waldorf Arcángel Gabriel (Escobar), dedicada a promover la fraternidad en la economía, generar trabajo y potenciar los emprendimientos sustentables de la comunidad.

Su propósito es ser agentes de cambio del paradigma económico hacia un modelo de trabajo comunitario, cooperativo y sustentable, posibilitando una transformación social y educativa que impulse nuevas relaciones del ser humano consigo mismo y con su entorno.

“Creamos Del Arca para permitir el crecimiento natural de nuestra escuela, generando una plataforma de desarrollo económico para la comunidad, promoviendo soluciones económicas para que cualquier familia interesada en la pedagogía pueda elegir nuestra escuela sin que su nivel de ingreso resulte un impedimento”, contó a El Apogeo Leo Breden.

“Buscamos ser un modelo de empresa social referente para otras escuelas autogestivas, desarrollando un mercado de consumidores conscientes y creando productos innovadores que sirvan como impulso para la propia red de proveedores, siendo una fuente laboral genuina para la comunidad, brindando espacio a jóvenes que puedan experimentar una forma diferente de emprender y tener sus experiencias laborales en un laboratorio de innovación social que incuba proyectos de impacto social, ambiental y económicos”, completa Leo.

Fue así como este año, atravesado por una pandemia mundial, se propusieron llevar a cabo un alto desafío: diseñar, fabricar y vender 1.200 cajas sustentables como alternativa de regalo empresarial o de fin de año con productos procedentes de la economía comunitaria, cooperativa o familiar, artesanales, orgánicos, agroecológicos o biodinámicos. La forma en que fue producida la caja y los productos que contuvo más la multiplicidad de actores que convocó, dejó reflejado los valores que promueve esta empresa social, valores como la inclusión, autogestión, cooperación, sustentabilidad y trabajo comunitario.

 “Hemos vendido las 1.200 cajas proyectadas este año y que, iniciada la pandemia, con un grupito de padres nos dijimos convencidos que podíamos lograrlo. También quiero contarles que entre los beneficiarios del proyecto estuvo la Fundación Ita Wegman de Del Viso”, nos contó con alegría Lore Cardoso, querida vecina del Barrio Villa del Carmen y mamá de Cata y Manu.

Quienes llevan adelante Del Arca, definieron que el 20% de la venta de las cajas se repartiera entre el proyecto solidario Merendeando y organizaciones educativas vinculadas a la pedagogía Waldorf.

Cada caja tuvo un valor de $3.200 y contenía una serie de productos artesanales confeccionados por emprendedores locales.

-Una botella de vino orgánico Esencias de la tierra, emprendimiento familiar con 100 años de historia. Varietal 100 % Malbec.

-Un frasco con medio kilo de Miel Del Arca, agroecológica, obtenida de las distintas colmenas situadas en el Delta del Paraná.

-Un libro de cuentos artesanal, para niñas y niños, Los Cuatro Ángeles de Adviento, para ser leídos uno por cada domingo como preparación a la Navidad.

-Un turrón Pachamaní, hecho con una receta ancestral, vegana y sin aditivos ni conservantes, elaborado con ingredientes naturales y agroecológicos.

-Un frasco de mermelada de Estancia Las Quinas, elaborada con frutas orgánicas y sin TACC.

-Una sidra Des Cordeliers, de primera calidad y con gasificación realizada en base a fermentación natural, sin agregados artificiales de azúcar ni gas carbónico.

-Un calendario anual realizado en papel ilustración con dibujos en acuarela y frases acordes a las cualidades de cada mes.

-Duraznos en almíbar Nuestras Manos, establecimiento fundado hace 18 años, en donde, con mucho amor por los alimentos, comparten su producción 100 % natural y hecha a mano.

-Un telar navideño compuesto por un kit de manualidades para niños y niñas que promueve el desarrollo de habilidades, favorece la atención y establece conexión entre la movilidad de los dedos, la flexibilidad de los pensamientos y la generación de ideas.

-Un hermoso frasco de dulce de leche de Estancia Las Quinas, orgánico, sin aditivos, conservantes ni saborizantes de síntesis química.

-Sorbetes vegetales, biodegradables, Playitas, fabricados con tallos de plantas de papaya. Aptos para todo tipo de bebidas.

-Semillas de árboles nativos de la producción de Rayo Vivero Biodinámico, proyecto productivo y educativo de la huerta de la escuela Waldorf Arcángel Gabriel. 

Las cajas en sí fueron realizadas de manera artesanal por familias de la comunidad de la Escuela Arcángel Gabriel y artesanos nucleados en el circuito solidario de la organización social Merendeando y confeccionadas con madera reciclada y diseñadas para poder ser reutilizadas como cajón de huerta, contenedor de alimentos, de herramientas; con una huella ambiental mínima, ya que su componente principal provino de pallets de descarte industrial donados por empresas de la zona.

“Tu compra tiene valor económico. Estas permitiendo la sostenibilidad económica de proyectos sociales y educativos. Estás apoyando a la economía popular y solidaria, a pequeños emprendedores, emprendimientos familiares y sustentables. Tu compra tiene valor social. Estás colaborando con la organización social Merendeando y con una organización educativa vinculada a la pedagogía Waldorf que vos elijas. Estás impulsando el trabajo comunitario, autogestivo, cooperativo y sustentable de las comunidades involucradas en el proyecto. Tu compra tiene valor ambiental. Estás cuidando a la Tierra. Estás promoviendo el consumo consciente, local y sustentable”, describieron desde delarca.com.ar

“Merendeando es una organización con destino de asociación civil sin fines de lucro que tiene el objetivo de ayudar en las necesidades básicas de un grupo de comedores del Partido de Escobar y Tigre que amorosamente se brindan a su comunidad. Se encarga de la recolección activa de donaciones de alimentos, indumentaria y materiales de construcción y los reparten con plena conciencia, involucrando a los destinatarios”, informan.

Y para completar la nota, les contamos que la pedagogía Waldorf nace de la propuesta educativa del filósofo Rudolf Steiner con un plan de estudio, reconocido por la UNESCO desde 1979, inspirado y fundamentado en el conocimiento de la naturaleza humana y de cada una de las etapas del desarrollo evolutivo.

Teniendo en cuenta esta concepción, una escuela Waldorf educa a niños, niñas y jóvenes desarrollando un currículo amplio que abarca al ser humano integral, considerando cuerpo, alma y espíritu donde se conjugan armónicamente actividades científico-humanistas, artísticas y prácticas que buscan guiar y estimular la voluntad, el sentir y el pensar. Una escuela Waldorf es una institución laica y autogestionada dirigida a todas aquellas personas interesadas en la educación y que contempla la diversidad étnica, social, política, económica y la libertad religiosa y filosófica.

En este caso la escuela Wandorf Arcángel Gabriel está ubicada en Belén de Escobar y ofrece nivel inicial, primario y secundario. Para conocer más o solicitar vacantes pueden hacerlo a través de arcangelgabrielesc.edu.ar

“Entendemos que, en una sociedad que tiende a la segmentación, al individualismo, a la competencia y a la fragmentación, el intercambio, la colaboración y la suma de impulsos en un proyecto común resultan enriquecedores e indispensables para la transformación a la que aspiramos”.

Compartir