Aserradero Luís Giardili está haciendo un gran aporte en esta pandemia

El comercio local se reinventó. Los 9 meses de pandemia y cuarentena han diversificado los servicios y abierto el abanico de prestaciones ofrecidas.


Para atención psicológica vía WhatsApp, comunicarse al +5492320515602. También pueden contactarse al mismo número en caso de querer comprar madera.

Ubicado en J. R. Jiménez 1105, a metros de la Escuela 10 y el paso a nivel del viejo cine, el tradicional aserradero fundado por una de las leyendas delvisenses acompaña psicológicamente a sus clientes mientras vienen a hacer pedidos de maderas y demás enseres para el acondicionamiento de sus viviendas.

Enterados de esta nueva modalidad, nos acercamos al prestigioso local ubicado en pleno centro de la ciudad para charlar con los muchachos, que atienden al público y que en tiempos de pandemia han agudizado su sensibilidad ofreciendo este nuevo servicio de acompañamiento adicional al habitualmente desempeñado.  

–Hola, muchachos ¿cómo anda todo y cómo viene la mano en el negocio?       

–Bien, todo muy bien, acá andamos… siguiendo adelante con el trabajo atendiendo en algunos casos a gente con problemas psíquicos después de la pandemia, es a lo que nos dedicamos ahora. Y a veces les vendemos madera –responden a coro con una sonrisa amiga.

–Qué bueno que la situación haya diversificado las opciones de atención.

–Sí, estamos contentos y agradecidos por la oportunidad. Generalmente hacemos consultas psicológicas de cuarenta minutos, media hora. Es que al pasar tanto tiempo en la casa, la mujer le dice al hombre, generalmente, o la novia o el novio al novio: ‘Mirá, no me terminaste el zócalo, no me arreglaste el machimbre, me entra agua por el lado de la cocina, ves que la casa está toda abandonada…’; y nosotros escuchamos y le ponemos el oído a cada cliente que entra. Entendemos que estuvieron 8 meses en la casa, en muchos casos conviviendo encerrados y vienen acá a hacer su descarga. Por poca plata nosotros los atendemos, le vendemos madera y ese servicio es gratis –informan con los hombros levemente levantados y las palmas de las manos de cara al cielo, sin perder la alegría.

–¿Cuánto hace que están trabajando acá?

–En mi caso particular hace 35 años que atiendo –responde Gustavo, hijo del gran Giardili Luís, fundador del emprendimiento que tiene muchos más años de vida e historia.

–Y ¿cómo anda don Luís?

–Muy bien, gracias a Dios, actualmente está encuarentenado, arreglando los zócalos de la casa, tendiendo la ropa, como corresponde a un hombre mayor casado con más de 50 años de matrimonio –contesta amablemente su hijo.

Del Viso es lo más.

Gracias por la cuota de humor y la gentileza de siempre, muchachos.

Compartir
Enable Notifications    OK No thanks