De qué hablamos cuando hablamos de autismo

por María Almeida

Llega noviembre y con él el simbronazo de que el año está llegando a su fin. Los negocios y cadenas de supermercados comienzan a rearmar, modificar vidrieras anticipándose a un diciembre navideño. Un diciembre repleto de fechas importantes, celebraciones, y la pirotecnia pareciera ser, para algunos, “imprescindible” para que el festejo sea FELIZ.

Por eso, hoy voy a hablarles de cómo la pirotecnia si se usa de una manera indiscriminada puede causar daños a la salud, especialmente en colectivos como son las personas con TEA, adultos mayores, bebés, animales, entre otros.

Las personas con autismo y trastorno del procesamiento sensorial no perciben los estímulos auditivos de una manera habitual. Y especialmente, muchas personas con autismo tienen una reacción muy significativa frente a ruidos de alto impacto, como es el caso de los cohetes, petardos y fuegos pirotécnicos que se emplean en celebraciones en estas fechas. Suelen ser situaciones de ruidos de impacto (corta duración) y niveles de presión acústica altos, por encima de los 120 dB, algunos alcanzando los 140dB. La mayor parte de la energía está en las bandas de 125, 250 y 500Hz

Tanto familias como profesionales, la sociedad toda, debemos ser conscientes de la influencia de los niveles de presión acústica que se producen en el ambiente en donde se mueve la persona con autismo, así como la presencia de las diferentes fuentes de ruido. Es decir, ruidos de 120dB o superiores son dañinos para toda la población, y especialmente para muchas de las personas con autismo, ya que detectan antes estos sonidos (discriminan antes el tono, podríamos decir que los perciben antes) y no toleran bien los sonidos no habituales, causándoles estrés y ansiedad.

Por eso, en Pilar, el 17 de diciembre del año 2020, el Honorable Concejo Deliberante aprobó, por unanimidad, el proyecto que prohíbe en el distrito la venta y el uso de pirotecnia sonora, por considerarla perjudicial para distintos sectores, como por ejemplo los niños con TEA y TGD. Ordenanza N° 58/20. Exp. N° 351/20:

Título: Prohíbase en Pilar el uso de pirotecnia con efecto sonoro o audible.

Número de normativa: 58

Período: 2020

Estado: en vigencia

Tema: pirotecnia

Fecha: 12-17-2020

Detalle: Prohíbase en Pilar la comercialización minorista y/o venta al público de elementos de pirotecnia más el uso particular de elementos con efecto audible o sonoro y aerostáticos: Petardo – Fuente – Fogueta – Mortero – Mortero con bomba – Caña voladora con paracaídas – Globos aerostáticos pirotécnicos + multas de hasta 100 sueldos municipales + campaña de concientización.- Decreto promulgatorio 2204/20.-

Tipo de normativa: ordenanza

Texto normativa:

Alcance de la normativa: general

De esta forma, queda prohibida a partir de ahora la comercialización de pirotecnia sonora, entre la que se encuentran: petardo, fuente, fogueta, mortero, mortero con bomba, caña voladora con paracaídas, además de globos aerostáticos pirotécnicos. Cabe señalar que por la normativa queda prohibida no solo la venta, sino también el uso particular de estos elementos.

Asimismo, se estableció que los locales que comercialicen los productos permitidos deberán exhibir un cartel que indique “Está prohibida la venta y uso de pirotecnia sonora y globos aerostáticos”, con el número de ordenanza correspondiente.

El incumplimiento de esta normativa dará lugar a sanciones, como multas o clausuras. Finalmente, se busca concientizar sobre los riesgos de la pirotecnia y sus efectivos negativos.


Para entender y empatizar del porqué de esta ordenanza, y de las consecuencias de el uso de pirotecnia sonora, es importante saber que lo que muchas personas ven como una forma de celebrar, en realidad tiene graves consecuencias en personas con autismo, entre otras.

Los ruidos fuertes, como el de los fuegos artificiales, pueden provocarles una desestabilización total que muchas veces incluye:
👉Miedo.
👉Convulsiones.
👉Autolesiones. Agresividad.
👉Pérdida de la noción del tiempo.

¿No suena muy divertido no?

Hay muchas personas con autismo que sienten verdadero pánico ante los petardos y fuegos artificiales, en resumen, todo lo relacionado con la pirotecnia. Las explosiones -principalmente- les generan un nivel de ansiedad, estrés y un miedo inmenso. Por eso, hoy hablo de pirotecnia sonora baja. Por eso, encontrarás campañas de concientización y de visibilización de esta realidad. Por eso, en Pilar tenemos esta ordenanza a cumplir y a hacer cumplir. Por eso, es tan necesario que cada uno de nosotros nos comprometamos a unas fiestas con más luces y menos ruido. Así disfrutamos todos.

Recuerdo que cuando el año pasado se inició la campaña para apoyar la aprobación de la ordenanza de pirotecnia sonora baja en Pilar, hubo muchos comentarios de apoyo y acompañamiento, pero también hubo de los otros, y uno en particular me quedó rondando en la cabeza y me hizo sentir que había que seguir visibilizando y concientizando, hablando y brindando información sobre autismo. Esta persona escribía (palabras más palabras menos) que “por qué ellos debían dejar de disfrutar y divertirse por culpa de unos cuantos. Que culpa tenían ellos de que tuviéramos un hijo discapacitado. Que los encerráramos en alguna habitación. Que le quitábamos su derecho a disfrutar de las fiestas”.

Gracias a Dios, son cada vez menos los que tienen esta manera de pensar y sentir, pero hay que seguir.

Por eso, necesitamos que el Estado municipal y cada uno como sociedad tomemos la posta en difundir toda esta info compartida. Y que hagamos nuestra parte en hacer respetar dicha ordenanza en Pilar. Y si no pensás pasar las fiestas en Pilar, en el lugar donde lo hagas “DECILE NO A LA PIROTECNIA SONORA”.

 “Gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”. (Galeano)

Y “un mundo en el que quepan todos los mundos es posible si todos ponemos nuestra parte”.

Yo hablo de autismo y de pirotecnia sonora baja… ¿y vos?

Compartir
Enable Notifications    OK No thanks