¿De qué hablamos cuando hablamos de autismo?

por María Almeida

Cuando iniciamos el camino del autismo, hubo algo que nos llamó la atención: la inmensa mayoría de familias que conocíamos tenían hijos varones con autismo y la gran pregunta que surge en torno a esto es, ¿es verdad que 1 de 4 niños con TEA es mujer? ¿Por qué?

Esta pregunta me remonta a una situación vivida cuando recién arrancamos a transitar este camino. Una mamá de un joven con TEA me pregunta si yo sabía por qué era tan pocas las niñas con autismo. La verdad es que nunca me lo había preguntado, así que respondí que no. Y ella me respondió: “La fono de mi hijo me dijo que es porque el autismo de las mujeres es tan grave que se mueren”.  (Siempre agradecí tener, en ese momento, cordura si no…  Hoy sería otro el final.)

Pero respondiendo a la pregunta, aún no tengo una respuesta concreta pero se dice que muchas de las mujeres con TEA no son diagnosticadas, pasan desapercibidas ya que se considera que el sexo femenino puede tener cierta tendencia al enmascaramiento de sus dificultades, presentando además una capacidad simbólica más desarrollada, menores dificultades de memoria, flexibilidad cognitiva, capacidad verbal y motivación. Como resultado, en la infancia, el sexo femenino presenta una mayor habilidad para hacer amistades que sus pares masculinos.

Las diferencias entre sexos resultan más parejas en la adolescencia cuando las interacciones sociales se vuelven más cercanas y frecuentes. De esta forma se explicita la falta de habilidades y la incomodidad, haciendo evidente el aislamiento social propio de esta población.

Por ello, se considera que la nombrada capacidad del género femenino para imitar y camuflar los signos de la condición llevaría a dificultades en el diagnóstico, generando una diferencia aparente en la prevalencia entre ambos sexos. Y esto tiene mucho de real porque cada vez son más las mujeres diagnosticadas en la adultez.

Por eso es tan importante hablar de autismo y hacer en pos de autismo. El diagnóstico temprano y la intervención oportuna mejoran notablemente la calidad de vida de las personas con TEA.

Un mundo en el que quepan todos los mundos es posible… si todos somos parte.

Yo hablo de autismo, ¿y vos?

Compartir
Enable Notifications    OK No thanks