Los bienes en el matrimonio

El régimen legal actual referido a los bienes de los esposos es el siguiente:
• Con el matrimonio comienza la denominada sociedad conyugal.
• El capital de dicha sociedad está constituido: por los bienes propios, que son aquellos que el cónyuge adquirió antes del matrimonio y los que recibió por herencia, legado o donación, antes o después del matrimonio, y aquellos que se compraron con dinero de uno sólo de los cónyuges (se deja constancia de dicha situación en la escritura de compraventa); y por los bienes gananciales, que son aquellos que se adquirieron durante el matrimonio, aunque sea a nombre de uno solo de los cónyuges, y los que se obtuvieron por hechos fortuitos, como lotería, juegos, apuestas, etc.
Esa sociedad conyugal se disuelve por:
• Sentencia de separación personal o de divorcio vincular.
• Por declararse nulo el matrimonio.
• Por la muerte de uno de los cónyuges.
Este sistema adoptado por nuestro país es de orden público; es decir, es forzoso e inmodificable, ninguno de los cónyuges lo puede alterar… hasta que comience a regir la modificación del nuevo Código Civil (se habla que su vigencia comenzará en el mes de agosto del año venidero).

¿Qué establece la nueva ley?
Pues que los futuros esposos pueden convenir que los bienes que se obtengan durante el matrimonio no sean gananciales sino que serán del cónyuge que los adquiera.
Este acuerdo deberá hacerse constar mediante escritura pública antes de la celebración del matrimonio y para que tengan conocimiento del mismo los terceros es obligatorio anotarlo marginalmente en el acta de matrimonio.
Lo realmente novedoso es que, si se ponen nuevamente de acuerdo, los esposos podrán modificar dicho régimen luego de transcurrido un año del matrimonio. Es decir, podrán convenir que los bienes obtenidos durante el matrimonio sean gananciales. Pasado un nuevo año, podrán volver al régimen anterior.
Se dice que este mecanismo puede dar lugar a innumerables fraudes porque bastaría modificar el régimen de bienes para violar los derechos de los acreedores de los cónyuges.
Ésta es simplemente una de las tantas modificaciones de la ley civil que, como hemos afirmado anteriormente, daremos a conocer en futuras entregas.

por Dr. Andrés Rosso

Compartir

Deja una respuesta