Alberto Luis Ponzo cumplió 100 años

Ciudadano Ilustre de Morón, obtuvo reconocimientos por su extensa labor literaria de El Fondo Nacional de las Artes, la Fundación Argentina para la Poesía, SADE Central y SADE Seccional Oeste.

Nació el 12 de junio de 1916 en el barrio de Palermo, en la ciudad de Buenos Aires, pero desde 1951 reside en Castelar.

Además de trabajar mucho en su profesión (odontología), participó en numerosos emprendimientos sociales en Castelar: fue director de La voz de Castelar, integró el Centro Cultural Almafuerte y la Sociedad de Fomento local, apoyando sin cesar las actividades del Salón Permanente de artes Plásticas y el programa radial de dicha sociedad en la FM En Tránsito.

Dirigió y codirigió, entre otras revistas literarias, plaquetas y colecciones, Vigilia (con Fulvio Milano, 1961- 1965), Encuentro (1966-1977), Por la poesía, Empresa poética (con Luis Iadarola y Simón Kargieman, 1984-1988), Mano de obra (con Carlos Vitale), Hojas del caminador (con Alba Correa Escandell, 1981-2005), El poema ilustrado, Otros cielos (bilingüe). Colaboró con poemas, entrevistas y  trabajos acerca de las tendencias literarias del siglo XX en publicaciones de España, EE.UU, México, Venezuela, Puerto Rico, Nicaragua, etc.

Sus textos se han incluido, por ejemplo, en Poesía argentina contemporánea (Fundación Argentina para la Poesía, 1981), 40 años de Poesía Argentina (Editorial Aldaba, 1964), y Poesía hacia el nuevo milenio (Tomo 1, La Luna Que, 1999), así como en innumerables publicaciones periódicas.

Desde las manos salgo. / Mis palabras son uñas sobre la tierra, dedos / torpes y fatigados. / Desde ellas siento lo que sucede / y me sostengo para mirar, / cavar secretamente el horizonte, / empezar a creer en lo que digo. / Desde las manos hablo / y alimento la piel, / aprendo en su corteza, / tomo el aire y me digo; / con las palabras voy a la existencia, / describo mi esperanza, grito / o reniego del nombre que me imponen / y lentamente / desde este umbral cercano y movedizo / me acostumbro a ser viento, / ligera decisión de la memoria.

(Poesía “Me acostumbro a ser viento” de Uno en el mundo, 1965.)

Compartir
Enable Notifications OK No thanks