Boleta única: qué es, y qué pros y contras se le atribuyen

En el Congreso hay una decena de proyectos de la oposición -mayormente- y del oficialismo para cambiar el instrumento de votación para las elecciones presidenciales y legislativas de la Nación: de boleta partidaria a boleta única.

A fines de abril último la oposición pidió una sesión especial en la Cámara de Diputados para tratar proyectos de ley que instauran la boleta única como nuevo mecanismo de votación de cargos nacionales, en reemplazo del sistema actual, de boleta partidaria. Un mes y medio después, tras acordar un texto unificado entre distintos bloques opositores, y con el rechazo del Frente de Todos, la iniciativa obtuvo la media sanción y fue enviada al Senado. El proyecto propone condensar toda la oferta electoral para cargos nacionales en una única planilla de papel, la cual se divide en filas horizontales para cada una de las agrupaciones políticas que compiten. Por cada tramo y por cada alianza electoral habrá un casillero vacío.

El elector deberá seleccionar solamente una opción por cada categoría: si marca dos o más casilleros el voto se considerará nulo. En tanto, si no marca ningún casillero se considerará voto en blanco en esa categoría específica.

La Boleta única de papel tendrá impresos los nombres de los primeros cinco candidatos de la lista de diputados nacionales, y que además incluirá fotografías a color de los primeros dos candidatos (de acuerdo a la ley de paridad de género serán un hombre y una mujer, o viceversa).

¿Qué es la boleta única?

Es un instrumento de votación que muestra toda la oferta electoral de un distrito en un solo papel. El voto se hace marcando los casilleros correspondientes a los partidos o frentes electorales para cada categoría (por ejemplo, diputados y senadores de la Nación, y/o gobernador, legisladores, intendente, concejales, en el caso de elecciones provinciales).

El votante recibe en mano la boleta única de parte de las autoridades de mesa, en el cuarto oscuro -box de votación o biombo- marca sus opciones con un lápiz o una lapicera e introduce esa boleta en la urna.

¿Qué ventajas se atribuyen a la boleta única?

La boleta única es una sola por cada votante y la impresión la realiza el Estado, sin la participación de los partidos políticos.

Los fiscales no deben ir a chequear los posibles faltantes de boletas, porque con la boleta única en el cuarto oscuro no hay nada, y se terminarían prácticas como el robo de boletas, las roturas o las boletas truchas, dijo Secchi.

Al no tener que colocar decenas de boletas partidarias, los cuartos oscuros pueden ser más chicos o directamente boxes de votación, y no necesariamente usar un aula entera para un solo elector por vez. Esto podría agilizar el proceso electoral.

¿Y las desventajas?

La Argentina tiene un esquema de distribución de cargos electivos provinciales muy complejo. La Provincia de Buenos Aires, por ejemplo, realiza por ley sus elecciones primarias el mismo día que las PASO nacionales. “Podríamos estar hablando directamente de afiches, del tamaño de los de la vía pública, que oficiarían de boleta única; inclusive sin contar los cargos provinciales”, dijo Facundo Cruz, politólogo y docente de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad Torcuato Di Tella.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, fijó postura sobre la boleta única: en contra. Dijo que el sistema actual, de boletas partidarias, “es una de las pocas cosas que anda bien en la Argentina” y que “nunca hubo cuestionamientos de fraude”, tras lo cual se preguntó: “¿Para qué cambiar?”.

Compartir
Enable Notifications    OK No thanks