Girl power

Nadia Podoroska (131 del ranking mundial de la WTA) en las semifinales de Roland Garros. Le ganó el partido a la ucraniana Elina Svitolina (número 5 del mundo) y peleará su lugar en la final.

Desde que se reanudó el circuito por la pandemia de coronavirus, en agosto pasado, Podoroska jugó 24 partidos sobre esa superficie y ganó 21.

La tenista nació en Rosario, Santa Fe, el 10 de febrero de 1997. Creció en una familia de clase media de Fisherton: hija de Marcelo e Irene, dos farmacéuticos (antes, su padre fue relojero), y bisnieta de ucranianos. La apodan Rusa por una nota del diario La Capital, de 2012.

Empezó a jugar al tenis a los 5 años, en el Club Atlético Fisherton, donde Luciana Aymar, una de las tantas estrellas del deporte de Rosario, jugó al hockey sobre césped. A los 14 años y 9 meses ingresó al ranking profesional: es la segunda argentina más joven en hacerlo, después de Gabriela Sabatini (14 años y cinco meses), a quien conoció en febrero de este 2020.

Cuando terminó la temporada 2016, siendo la número 191° del mundo, pasó por varias complicaciones en su carrera. Empezó a sufrir lesiones en su mano derecha y hasta analizó dejar competir. También sufrió problemas en su espalda y cadera. Sin embargo, se recuperó de los problemas físicos, tras ocho meses sin competencia.

En 2018 decidió mudarse a Alicante, España, con el objetivo de estar más cerca de las sedes de los torneos del circuito, algo que le llevó muchísimo esfuerzo y logró con ayuda de diferentes personas y sus nuevos entrenadores, Juan Pablo Guzmán y Emiliano Redondi.

Podoroska hizo su mudanza a Europa contando peso por peso y midiendo cada uno de sus gastos. Tanto es así que durante mucho tiempo vivió “de prestada” en cualquier lugar que aceptaran hospedarla, como por ejemplo en lo de una amiga, una colega, e incluso en lo de un entrenador. Recién hace algunos meses logró alquilarse un departamento.

Tanto esfuerzo valió la pena. Hoy se impuso sobre la ucraniana Elina Svitolina. La semifinal la espera. Y la esperanza de llegar a la gran final.

Compartir