Una derquina candidata a diputada provincial

Valeria Domínguez (35), nacida y criada en Derqui, va en la lista del Frente para la Victoria que lleva a Scioli y Zanini para presidente y vice. Y a Taiana al Parlasur.

Valeria es hija de Enrique Domínguez que vive cerca de la escuela 20 sobre Tucumán.

“Tras la muerte de mi mamá, Estela Cabrera, nos unimos mucho con mi papá. Me gustaría que se sienta orgulloso porque para mí él es un ejemplo, es mi héroe y lo admiro. Nunca nos hizo faltar nada ni en los tiempos más difíciles, siempre trabajó para La Serenísima y después Sancor, por eso lo conocen como el lechero en el barrio”, sonríe emocionada.

La joven está casada con Walter Benítez y es mamá de cinco hijos: Lucas, Tomás, Nahuel, Abril y Serena. Empezó a participar en política a los 22 años, en un comedor del barrio Toro y después se sumó al Programa Encuentro de alfabetización para adultos, años 2000 y 2001.

“Yo estaba embarazada de Abril, las primeras ropitas que le compré fueron en el trueque, todavía las tengo guardadas. Ahí entendí que había una crisis en el país y algo tenía que cambiar”, repasa en su casa, calle Corrientes, barrio Cascote.

“Me sumé al MTD Evita apenas seis meses después de que se fundó, con Emilio Pérsico a la cabeza, veníamos del estallido. Hoy se están peleando otras cosas, hay más trabajo sí, pero entendemos que todavía falta, en Derqui no hay cloacas ni agua corriente, queremos un mejor servicio eléctrico y sistema de salud, todavía hay excluidos en nuestros barrios, vecinos cartoneros.”

Nacida y ciada en Derqui, su nombre está en el puesto 12 de Diputados, de la boleta que lleva a Scioli y Zanini como presidente y vice.

“Yo no sería nada sin el trabajo de todos los compañeros del Evita, creo que es un reconocimiento que tiene que ver con que nunca bajamos lo brazos. Siempre tratamos de ser coherentes. Los dirigentes de la nueva política tienen que emerger de las bases por eso vivo esta candidatura con alegría y compromiso con la gente, y especialmente con Derqui que es mi lugar en el mundo. Siempre hubo mucho abandono con nuestro pueblo, está a simple vista, no se compara el crecimiento de Pilar en los últimos años con respecto a nosotros, la falta de obra pública parece una burla.”

-¿Qué es lo más difícil de la política?
-Lo más difícil para mí es que la gente no crea en la nueva política. La mala política ha hecho eso, que sea una mala palabra. Hay que darle una oportunidad a lo nuevo, siempre fueron los mismos, los famosos barones del conurbano incluyendo a Zúccaro y Molina, “malo conocido que bueno por conocer”. Nosotros creemos en esto y estamos convencidos que podemos hacer la diferencia. Somos la nueva política. Y somos de Derqui.

por Víctor Koprivsek

Compartir